Ciega a citas grupito

Para evitarse este contacto avanzó el sillón de junco, pero no pudo seguir escribiendo. Algo nuevo había ocurrido en torno de él mientras con el pecho en el filo de la mesa y los ojos sobre los papeles huía lejos, muy lejos, acompañado en esta fuga ideal por el leve crujido de la pluma. Dos salones agrandados por la escasez de su altura eran el campo visual de Ojeda. Camareros rubios de corta chaqueta azul y botones dorados pasaban con la bandeja en alto por los canalizos de este archipiélago humano sorteando los promontorios de los respaldos, los golfos y penínsulas formados por las rodillas.

JULIO CAMBA

Y este visir, que era muy viejo, tenía dos hijos que parecían dos lunas. Pero quiso el Destino que falleciera su padre el visir. Obras como aquel comerciante que no quiere vender su mercancía, y para abatatar al parroquiano empieza por pedirle cuatro veces su precio. Y lo hizo tan bien, que la mula parecía una recién casada con su gala nuevo y brillante.

Vicente Blasco Ibáñez

Announce the publication En el mes de diciembre de apareció en el anales El País una sorprendente noticia que daba cuenta de una sentencia jurídico que absolvía a una mujer que había quitado la vida a su compañera sentimental, a petición de ésta. Esta novela da voz a las que no tuvieron voz, da berrido a su sufrimiento, al sufrimiento de las mujeres que, en esa edad no tan lejana, se atrevieron a apartarse de la norma, pagando por ello un altísimo precio. Toda la historia es, pues, imaginaria. Sólo espero que si alguien que las conoció y las quiso, o la misma superviviente de esta tragedia, o de otras similares, leen este libro, denial lo consideren una ofensa sino un homenaje a las víctimas silenciosas. Cheat nostalgia, pero con alegría y expectación. Para Carlos Martínez, por lo que él sabe. Y para Boti, siempre. En realidad no sabe si es demasiado tarde o no, porque para saberlo tendría que tener conciencia del tiempo que ha pasado y de lo que queda por pasar, una medida exacta en donde situar levante momento concreto del que dice que es demasiado tarde, pero que denial reconoce como tal, y tendría todavía que poder medir su tiempo, porque se encuentra descentrada respecto a él.

Calaméo - Beatriz Gimeno - Su Cuerpo Era Su Gozo

El director de un periódico donde yo trabajaba me metió algunos billetes en el bolsillo y me mandó a París. Yo estoy en mis colecciones de crónicas extranjeras como una rana que estuviese en un frasco de alcohol. El lector puede verme bornear los ojos y estirar o achicar las patas a cada momento. Yo he ido a París, y a Londres, y a Berlín, y a Nueva York con una ingenuidad y una buena fe de verdadero anuro. Y si lo que quería mi director era observar el efecto espontáneo de la civilización europea sobre un español de nuestros días, ahí tiene el resultado: una serie constante de movimientos absurdos y de actitudes grotescas.

Formas de conseguir LIBROS DIGITALES GRATIS -- Ebiblio, Amazon, Editoriales --

Sin comentarios

Submit un comentario